28 °C Santo Domingo, DO
17 julio 2024

Venezolana que cruzó el Darién: “Fui violada frente a mi esposo y mis dos niños”

Venezolana que cruzó el Darién: “Fui violada frente a mi esposo y mis dos niños”

El relato es de Evile Flores, una venezolana que decidió cruzar el Darién junto a su esposo y sus dos niños, de cinco y tres años, cuya travesía le ha dejado dolorosos recuerdos, no solo por las dificultades de caminar los 266 kilómetros que supone esta selva, sino por haber sido despojada, junto su familia, de su ropa y dinero y ser violada frente a los suyos, como “pasaporte” para sobrevivir y llegar a Panamá.

Con un sangrado continuo y una hija de tres años en brazos, recibía atenciones médicas para tratar de superar los traumas, tras haber sido abusada por supuestos indígenas de comarcas ubicadas en el trayecto de la Selva del Darién.

“¡Fue horrible, horrible! A mí me violaron, a mi esposo lo iban a matar, nos quitaron todo, hasta la ropa; no tenemos nada y no quiero seguir en estas condiciones con mi bebé”, relata esta madre tras su dolorosa experiencia en el trayecto desde Colombia a Panamá.

Puede leer: Salud Pública cierra 12 clínicas por anomalías en Santiago y Santo Domingo

Como esta son muchas las historias de sufrimiento producidas en el denominado “camino de la muerte” de muchos migrantes, quienes deciden exponer sus vidas en busca del llamado “sueño americano” o de escapar de las calamidades en sus países.

“Tiene diarrea con sangre y fiebre; yo tengo los pies llenos de llagas. ¡Ayúdeme y sáqueme de aquí! No tengo zapatos y mi familia está pasando trabajo”, era el grito desesperado de Roberto Castellano, esposo de Evile, en el centro de recepción de migrantes de la localidad Lajas Blancas, en Panamá.

Según el Servicio Migratorio Panameño, los meses de julio a noviembre son los de mayor flujo, debido a que las lluvias producidas de mayo a junio dificultan aún más la travesía que muchos emprenden por el “cruce de la muerte”, dividiendo a familias porque no todos logran pasarlo.

dos.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *